A pocas horas de las campanadas

Queridos amigos, hoy es el último día del 2014. En estas fechas suelo hacer balance de lo vivido durante el año, y claro, teniendo un blog me parece buena idea compartirlo con vosotros.
En general ha sido un año: positivo, vibrante, lleno de emociones, experiencias y cambios. También hemos tenido momentos difíciles, como fueron los días de hospital con mi Padre. Toda vida se compone: de luces y sombras, situaciones que te hacen crecer y madurar como persona. Soy de la opinión que hasta de las situaciones más negativas obtienes nuevas enseñanzas. Hubieron momentos de cambios laborales muy positivos, que han dado un nuevo rumbo a nuestras vidas. Un rumbo que nos hace surcar los mares hacia un destino final repleto de buenos augurios. 
He disfrutado mucho de mi familia: he exprimido al máximo los momentos al lado de mis Padres, ya mayores, de mi hijo, al que adoro… He conocido a gente interesante, de la que aporta cosas buenas a nuestras vidas y, en contrapartida, he apartado de mi lado (en la medida de lo posible) a la gente "tóxica", esa que además de no trasmitir nada bueno, te quita energía. 
En resumen: he vivido un año de ilusiones, haciendo aquello que me gusta, aprendiendo cosas nuevas, rodeada de gente positiva, superando con valentía situaciones difíciles, creciendo como persona y con la mirada puesta en un futuro prometedor. 
Ahora vamos a preparar nuestra agenda de propósitos para este nuevo año, este es el mío… solo un propósito!
 Seguir por el camino de la felicidad, 
que nada, ni nadie, me desvíe del sendero.
¡FELIZ AÑO NUEVO!





4 comentarios:

Paty Melocoton dijo...

¡¡Feliz año nuevo!!
Espero que consigas tu propósito, creo que es el más importante de todos... también es el mío.
Un besazo

Mami Chic dijo...

Gracias Paty. Feliz año nuevo! Haremos lo posible por conseguir nuestro propósito ¿verdad? Un beso y gracias por tu visita.

Natitxu dijo...

Feliz año para ti y los tuyos.
Besos

Mami Chic dijo...

Gracias Natitxu, igualmente. Bss

Publicar un comentario


up