Donde viven los monstruos

El otro día arreglando las estanterías de libros de la habitación de mi peque, encontré un libro que el Sr. Amore le compró en Estados Unidos hace ya algunos años. Donde viven los monstruos es un libro escrito e ilustrado por Maurice Sendak, todo un clásico vigente hoy en día, porque trata con gran expresividad los temores y deseos de nuestra infancia.  
Fue publicado en el 63 con bastante controversia: el libro era políticamente incorrecto para la época, dado que no mostraba una historia idílica y unos prototipos típicamente infantiles: Max es un niño como otro cualquiera, y el autor nos lo muestra con los comportamientos de su edad: hace travesuras y desobedece, se enfada con su madre, tiene miedos e inseguridades que afronta con la imaginación y sus propios recursos. El pequeño protagonista, emprende un viaje introspectivo al mundo de los monstruos, para desafiarles cara a cara y convertirse en el rey de las “cosas salvajes”.
Reconozco que la primera vez que lo ojeé pensé sino sería demasiado impactante para el peque y si podría causarle temor (por este motivo puedo entender que existan detractores de este libro) pero cuando lo leí tranquilamente, comprendí que ¡todo lo contrario!, ayudaba al niño a enfrentarse a los miedos propios de la niñez. 
Maurice Sendak, gracias a esta obra, dejó de lado los cuentos donde a los niños se les asustaba con monstruos para ponerlos a convivir con ellos Si bien es cierto que yo jamás he utilizado la palabra "monstruo" para convencer a mi hijo a: portarse bien, irse a la cama etc. con la típica frase de: "sino vendrá el monstruo y se te llevará", que ya de entrada me parece ¡terrible! La figura del monstruo en la niñez es algo que siempre produce temor, como: la oscuridad, el abandono etc. Por lo que la lectura de este libro aleja ese miedo de los niños, quitándole importancia a la figura terrorífica del monstruo para otorgar control y poder sobre ellos al propio niño. A partir de ese momento se rompe la relación entre niño y miedo.
Con la publicación de este libro, cambió para siempre la forma de ver las historias de monstruos, unos personajes que reunían y encerraban todo lo malo a lo que se enfrentaban los pequeños. Espero que sino lo conocéis os animéis a leerlo y compartirlo con vuestros hijos.






















5 comentarios:

pepa pp dijo...

la verdad no lo conocia y me parece que me llega tarde pero en mi casa nunca hubo monstruos, mi hijo le daban igual las molas como decia su abuela fely, que el hombre del saco su abuela pura, por eso tenia que tener mucho cuidado con el, se tiraba a la piscina sin flotador y salia solo, pero al foso, gracias por haber enseñado este libro y parece interesante para esos niños que tienen tantos miedos, besssssssssssss

Mami Chic dijo...

Madre mía que peligro Pepa! jajaja! Mi hijo la verdad tampoco ha tenido miedo a casi nada, ni a la oscuridad, ni a los monstruos... así que me paso la vida diciendo: pásatelo bien pero sé prudente! Un beso!

Paucat dijo...

ADORO este libro!! Lo tenía cuando era pequeña y mi hermana y yo lo llevábamos a todas partes, tanto la historia como las ilustraciones son preciosas :) Un besito!!

Una mamá muy feliz dijo...

Pero que cosas más curiosas nos cuentas!!! no conocía este libro, quizá es hora de buscarlo...

Mami Chic dijo...

Paula preciosa! cuanto tiempo! es un libro muy especial. Un beso.
UMMF te lo recomiendo totalmente.

Publicar un comentario


up